widgets gratis web
Relatos

 

 

 

 

 

_____________________________________________________________________________________________________________
Seminarios de Luz

Soy Hijo de Dios

 

 

Relato de Experiencia

    Me gustaría compartir como conocí a Seicho-No-Ie y la importancia de la divulgación de Revistas Sagradas, pues fue por medio de una revista que conocí la Verdad.

    en abril de 1987, estaba con depresión en grado acentuado. Realizaba tratamiento psiquiátrico en Belo Horizonte, usaba medicamentos controles, no tenía ánimo ni para salir de mi casa, vivía encerrada en el cuarto con las ventanas cerradas, totalmente en la penumbra, con una maleta lista debajo de la cama, pues iría a viajar, pero no sabía para donde y cuando.

    Una vecina maravillosa fue a visitarme, pero respondí desde adentro del cuarto que no quería ver a nadie. Entonces ella dejo una revista por debajo de la puerta. El cuarto estaba oscuro, pero de repente, quedo todo iluminado. Me pareció un hecho extraño, verificando si no había otra ventana abierta.

    Observe que el brillo venía de la Revista Leí atentamente toda la revista varias veces y las palabras contenidas n ella fueron llenándome de esperanza y de la seguridad de que encontré lo que tanto buscaba: Hombre, hijo de Dios. Inmediatamente me cambié la ropa y fuí a la casa de la vecina para preguntarle quien distribuía esta revista y me informaron de que era una profesora de Seicho-No-Ie.

    La llamé por teléfono y ella me invitó a participar de una reunión en la Asociación Local, que sería aquel mismo día. Llegando a la reunión, escuché atentamente la charla de una profesora y las mencionadas fueron dirigidas a mí. Hasta parecía que alguien le había contado mi vida.

    Recibí una orientación personal. Comencé a frecuentar las reuniones a hacer Oración de Gratitud a los Antepasados, lectura y trascripción de las sutras sagradas y también a efectuar la práctica del agradecimiento "muchas gracias".

    Después de 15 días, retorné al psiquiatra en Belo Horizonte y le conté que conocí Seicho-No-Ie, que estaba participando y practicando la Verdad de la Vida. Le pregunté si podía recibir alta, y el me dijo que ya conocía Seicho y que si yo la frecuentaba activamente, no necesitaría más de él, y fué lo que ocurrió.

    Nunca dejé de practicar la Verdad desde entonces, continué estudiándola me hice profesora y divulgo la Verdad todos los días. Volví a ser madre de mis dos hijos y también esposa. Agradezco a todos mis familiares y a las personas que me condujeron hacia esta filosofía maravillosa. Muchas gracias

 

Sede Central: Darragueyra 2210, Teléfono: (011)4773-7931  E-mail: seicho-no-ie-argentina@hotmail